Anti-Karaoke

Anti-Karaoke: mucho más que un karaoke. 

Anti-Karaoke es más que un karaoke: es una fiesta eufórica, un concierto de rock, un manicomio, y un reality show en que el público crea 3 horas de entretenimiento de la nada, cada jueves. Creado y presentado por la cómica cabaretera estadounidense Rachel Arieff, Anti-Karaoke es una pasarela de personajes en que lo que cuenta no es la actitud, sino la aptitud. Los resultados suelen ser no sólo sorprendentes, pero delirantes, a veces épicos, y siempre inolvidables.

Durante sus casi 10 años de existencia, Anti-Karaoke ha atraído a miles de fans de todas parte del mundo. Es una velada indispensable del ocio Barcelonés, el evento que nunca falla según los que sepan. La prensa local e internacional lo ha elogiado. Es un favorito de culto entre músicos, actores, cineastas, escritores, y otros tipos artísticos, famosos y no. Pero no importa cuántos años lleve o quién asista, el A.K. nunca pierde su saber underground y su esencia punk-rock.

Qué distingue el Anti-Karaoke de cualquier karaoke? Para empezar, tiene lugar en una no sólo verdadera pero emblemática sala de rock, la sala Sidecar, que disfruta de un sistema de sonido de última generación. La lista de repertorio ofrece más de 600 de tus favoritos canciones de rock, pop, metal, heavy, punk, rap de la vieja escuela, y alguna alternativa, todas versiones de alta calidad que suenan como las originales. No permitimos versiones MIDI-cutres en el Anti!

El Anti-Karaoke tampoco tiene monitores por cada rincón, mostrando videos cutrillos con las letras. Pueda que parezca ilógico para los aficionados a los karaokes. Y eso es justo el objectivo. El Anti-Karaoke pone el foco al que sube al escenario, no a la letra y al “karaoke”. Y eso es una gran diferencia del Anti-Karaoke. Aquí, los que suben el escenario son el centro de atención, no las pantallas. Sí que los espontáneos tienen las letras por si las necesiten, allí al lado en un atril, pero sólo ellos. No el público. Es un pequeño detalle pero marca una gran diferencia.

Bajo la dirección de su creadora y maestra de ceremonias, la cómica y cabaretera Rachel Arieff, el Anti-Karaoke desarrolla como un verdadero espectáculo. Los que suban al escenario nunca sienten que están en un bar aburrido de karaoke, enfrentando a gente indiferente que sólo están esperando su propio turno a cantar. Maquillada dramáticamente y vestida en una variedad de atuendos fetichistas, la Rachel mantiene el ritmo y energía del show con su típica gracia, motivando a los espontáneos y asegurando que el público nunca pierda interés. Además, siempre tiene unos números propios para contribuir — a veces preparando su propia interpretación de una canción, o realizando una de sus delirantes parodias de celebridades celebrity parodies.

Sobre todo, lo que destaca el Anti-Karaoke de cualquiera es la camaradería. Cuántas veces has asistido un karaoke en que casi todos los que suben el escenario lo da todo? Cuántas veces has cantando en frente de un público adorador, compuesto de desconocidos de todo el mundo, que sinceramente te apoyan y aplauden tus esfuerzos, da igual tu habilidad musical?

Como dice Rachel, el único pecado en Anti-Karaoke es ser aburrido. Afortunadamente, eso casi nunca sucede.

Como diría cualquiera que ha estado allí, Anti-Karaoke es mucho más que un karaoke. Es una noche de diversión atrevido y buen rollo que jamás olvidarás.

De momento, Anti-Karaoke está de descanso. Celebró su última velada en su última casa, la sala Sidecar de Barcelona, en enero de 2016. Apúntate a nuestro boletín mensual tanto como nuestra página Facebook para estar al tanto de los últimos acontecimientos.