Barcelona Bizarra

Antes de explicar la aventura que nos pasó anoche, a mi y a mis amigas, quiero presentar la idea de mi mini (muy mini)-serie que tengo en mi canal YouTube: “Barcelona Bizarra”.

Barcelona es una ciudad de moda cuyos líderes siempre están vendiéndola al mundo como un destino sofisticado, culto… y en mi opinión, esterilizado, pijo, y soso. Entonces me dedico a rendir homenaje al lado oscuro, sucio y perturbador de Barna, con todos sus personajillos correspondientes: “Barcelona Bizarra”.

Barcelona Bizarra es lo que le da vida y emoción; lo que le mantiene salva de la “Disneyficación” a que tantas maravillosas ciudades se caen víctima y así conserva un poco de la chispa que cada vez más se va esfumándose.

Pasé cuatro años de mi vida viviendo en New York, y desde entonces, siempre me he sentido una neoyorquina en mi fondo. Durante esos cuatro años al finales de los ’90, me entrenaba en mi carrera en los espacios alternativos del barrio llamado Lower East Side, de CBGB’s, The Bowery y tal, y tuve la suerte (y la tristeza) de pillar ese New York freaky, genial y único justo cuando estaba respirando sus últimos años de vida. Mi vida tenía lugar en esos barrios de Alphabet City y the East Village que aún alojaban a artistas, inmigrantes de la clase obrera, yonkis, locos, y una gama de otros indeseables, antes de que cedieron a los banqueros, fashionistas y millonarios.

Eran los años más excitantes, felices y duros de mi vida. Claro que los echo de menos.

Pero me encanta Barcelona. Y aunque sea una ciudad muy distinta que New York, tiene sus rincones, sus momentos y sus personajes, que me suenan a esos de New York. Al final, parafraseando Billy Joel en una de sus mejores canciones, New York, aunque cese de existir físicamente, es un estado de mente. New York está por todas partes. New York existe, en alguna forma u otra, por todo el mundo.

Por eso siempre apoyaré lo bizarro, la diversión y la originalidad por encima de la esterilización, la uniformidad y el corporatismo, donde sea. Así que olé Barcelona; olé Barcelona Bizarra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *