Matando a Charlie Hebdo

Según las noticias, uno de los tres hijos de puta que mataron a 12 personas ayer en la redacción de Charlie Hebdo, al terminar el trabajo, gritó triunfalmente en medio de la calle:

Hemos matado a Charlie Hebdo!

Sólo un cerebro extremadamente bajo de inteligencia y desconectado de la realidad y cómo funciona el ser humano y la sociedad podría creer que, de verdad, había “matado” a una revista de sátira.

Sí que mataron a 12 personas: periodistas, dos policías, un guardaespaldas, un hombre de limpieza, y gente de otros oficios. Y han arruinado las vidas de sus seres queridos.

Pero han matado a Charlie Hebdo? Por fa-vor.

Han hecho lo opuesto: han asegurado de que vivirá siempre, como sus queridos mártires en el cielo.

Ahora todo el mundo sabe qué es Charlie Hebdo. Lo han hecho mucho más fuerte que nunca. Ahora, todo el mundo está al lado de su enemigo.

La semana que viene, Google ayudará a Charlie Hebdo a publicar millón copias de su próximo número. No se puede comprar esa publicidad.

Qué van a hacer ya, “matar” a Google también?

Además, no se puede obviar la ironía del hecho de ejecutar una matanza, con armas de guerra, en la sede de una revista de cómics.

Más patetismo no hay.

Si tú estás tan mosqueado por lo que publican, por sus argumentos y críticas y dibujos, que tu mejor respuesta es coger una arma y matar a todos los empleados de esa revista que puedas… pues has perdido tu batalla.

Tu acto significa que crees tan poco en tu religión, tus convicciones son tan frágiles, que no puedes coexistir con la gente que las critica. De qué tienes miedo, a que acabarán convenciéndote?

Si eres tan, tan buen musulmán — o cristiano, o judío, o nacionalista de cualquier patria — y la gente ridiculiza lo que crees, qué te debe importaría, si ya sabes que tienes razón?

Si realmente crees en lo que crees, las opiniones de los demás no debería importarte un bledo. Cómo interfieren en tu relación con tu dios? Es una cosa totalmente ajena. Entonces si te consideras creyente, y una revista de sátira se burla de tu religión, la respuesta lógica de tu parte sería reírte de esa revista.

Sí, reírte de los pobres tontitos de esa revista. Sentir por ellos, que están perdiendo la oportunidad de conocer tu verdad y acabar en el cielo. Y entonces deberías dejarlo correr, porque al final, es su problema, no el tuyo, y tú tienes oraciones que hacer.

Pero no. Te uniste con tu pandilla de imbéciles y habéis realizado un ataque de rabia infantil con armas de guerra, matando a 12 personas indefensas que no te conocieron y jamás te conocerán. Qué valiente de ti. Qué hombrón eres.

Nadie que verdaderamente cree en tu religión te admira. Le das asco. Los únicos a quienes has impresionado son otros tarados como tú.

Entonces felicidades. Has fracasado en todos tus objetivos. No has convencido a nadie, has fortalecido a tu enemigo, y has cagado en tu dios.

Siempre has sido un perdedor, y siempre lo serás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *