Playboy

Playboy-retrato

Post Views: 0

Playboy-Texto

Post Views: 0

Playboy-Portada

Post Views: 0

Playboy-int copy

Rachel Arieff. La cómica norteamericana nos cuenta que antes de ser toda una show-woman, ejerció de secretaria en el World Trade Center e, inmediatamente, uno se la imagina siendo la protagonista entre ingenua y malvada de la película del director Steven Shainberg, Secretary (2002) .

Rachel Arieff (Milwaukee, 1979) resulta tan divertida, mordaz, irónica e inteligentemente frívola que se permite el lujo de admirar a Carmen de Mairena. Pero ante todo, ella solita ha sido capaz de crear y llevar a lo más alto el Anti-Karaoke, “una fusión entre un concierto de rock, un karaoke underground, un show de Broadway y una fiesta pasada de vueltas”. Ahora presenta su nuevo espectáculo, Cómo ser feliz todo el tiempo, donde nos propone, entre muchas otras locuras, “diez razones para posponer el suicidio”.

PB: ¿Te consideras una show-woman al uso?

RA: Me considero una cómica inclasificable y escritora. Lo que no me considero es actriz, porque las actrices hacen lo que otros escriben. Tampoco sé si soy buena actriz, la verdad. Aunque hace años ya trabajé en Estados Unidos en clubes de comedia, pero también cantaba, tocaba el piano y bailaba.

PB: ¿Por qué decides crear algo como el Anti-Karaoke?

RA: Tiempo después de llegar a España me sentí deprimida y sola. No había escena, pero tempoco había colegas. Para salir de ese agujero decidí hacer un festival, el Open Mic (micro abierto), que invitaba a cualquier persona a subir al escenario y hacer lo que quisiera. Fue todo un éxito. Todo esto duró un año. Luego tuve otra idea, hacer un karaoke teatral con gente amateur, canciones rock y yo misma como maestra de ceremonia. Así empezó el Anti-Karaoke, en el teatro Llantiol. Luego trasladamos el espectáculo a la sala Sidecar. Luego llegó la sala El Sol de Madrid.

PB: Por cierto, ¿se puede ser feliz todo el tiempo, tal y como anuncia tu último espectáculo?

RA: Realmente, el título es un truco cínico para poner culos en las butacas. Es totalmente sarcástico.

PB: ¿Quiénes son tus referentes? ¿En qué o quién te inspiras para crear?

RA: Mi inspiración es la música, me gustan los entertainers clásicos como Liza Minnelli, una artista que me ha inspirado muchísimo en mi trabajo. Aunque yo soy post-glamour, postdiva, siempre me ha gustado la posibilidad de crear un show con el fin de fabricar alegría donde no la hay.

PB: ¿Cuáles son tus caracterizaciones favoritas?

RA: Bueno, soy una gran fan de la Duquesa de Alba, la interpreto con un velo en la cabeza y cantando I Wanna Be Your Dog de Iggy and The Stooges, pero también me gustan Madonna y Axl Rose. A la que no interpretaría nunca es a la Carmen de Mairena, sería un sacrilegio. Ella ya es una diva en sí misma.

PB: ¿Hay algo de exhibicionismo en tu trabajo?

RA: Claro. Si mis padres me hubieran prestado más atención en mi infancia, en lugar de show-woman sería una secretaria muy digna.

PB: ¿Estando tan cerca las elecciones de Estados Unidos no podemos dejar de preguntarte por la diferencia entre Bush y Obama…

RA: Joder, ¡¡llevamos ocho años con ese chimpancé llamado Bush!!!

PB: Cuidado, no vayan a prohibirte la entrada en Estados Unidos…

RA: Bueno, lo importante no es que no me dejaran entrar, sino dónde me desviarían, ¿a un sótano en Afganistán para que pase los tres últimos años de mi vida en absoluta oscuridad? Al menos Bush padre, otro hijo de puta, era inteligente, pero el de ahora es sólo un chimpancé dirigido por hombres malos como su padre. Obama, sin embargo, es presidencial, y es obvio que es muy inteligente.