Taller de escritura

Hace poco tiempo tenía la idea de montar un taller de escritura. Nunca he hecho algo así. No sé qué coño hago.

Bullshit. Sí que sé.

Me vino la idea porque, últimamente, he estado publicando entradas en mi blog muy personales o “difíciles” que no cabrían en mis shows de comedia. Y me he enterado de que, además de recibir mucha atención por cualquier razón, provocan respuestas de parte de una cantidad de la gente que las leen. Hasta que me envían cartas privadas compartiendo sus experiencias con el tema. Hasta que me cuentan sus historias también.

Noto la urgencia de algunas de esas cartas. La necesidad de catársis. Noto, muchas veces, un sentido de alivio de parte de l@s que las escriben. Alivio de que no son l@s únic@s que han experimentado eso.

Suena casi a terapia lo que describo. Podría tener ese efecto pero eso no es lo que pretendo. No soy terapeuta y no deseo entrar en ese campo. Simplemente quiero compartir el acto de identificar la realidad, tal y como la entendemos, a través de escribir. Mi realidad y tu realidad y la realidad de ellas. Tengo varios motivos por embarcar en este experimento. Algunos son egocéntricos. Desde hace tiempo he querido escribir mis memorias, mis recuerdos de esta vida mía tan surrealista e inconexa que me marean cuando me pongo a pensarla. Me ayudará, creo, a escribir de algunas cosas de mi vida si estoy rodeada con otros que pretenden hacer lo mismo.

Y es una manera de afrontar un bloqueo que he sufrido durante años. Hay hechos, hay historias que reclaman salir a la luz, pero no he podido dejarlas salir. Y eso acaba impidiendo el flujo de mi creatividad, y afecta todo lo que hago.

También estoy bastante cansada de vivir en una sociedad cada vez más dedicada a consumir pasivamente productos de tele, internet y cine, mientras descuidamos nuestras habilidad (y necesidad) de reflexionar y compartir nuestras propias historias. Consumimos y masticamos pero parece que somos cada vez más incapaces de crear por nuestras cuentas. Cada vez más, parece que olvidamos comunicar con los demás. Los textos se hacen cada vez más cortos, y los retuits y reposts van reemplazando nuestras propias palabras.

Parece cada vez más que estemos hipnotizados.

Personalmente, el estado de stand-up comedy en mi país adoptivo me deprime. Hay tanta banalidad, de tíos (casi siempre tíos, incluso con el mismo aspecto) contando historias insípidas que no tienen ningún peso; historias calculadas y artificiales que no me provocan ningún reflejo emocional. Hoy en día, parece que los cómicos existen para vender productos en anuncios, o recitar monólogos graciosillos en plan El club de la comedia que no desafían a nada ni a nadie y tampoco parecen hacer gracia a nadie. Me deprime mucho todo eso porque precisamente el stand-up comedy ha sido históricamente la rama más subversiva de los artes, la más individualista y más rebelde, y ha sido secuestrado por el enemigo: el sistema.

Hablo de la comedia porque soy cómica y por eso es un asunto que me ha dolido mucho. Pero el propósito del taller no es trabajar en la comedia necesariamente. Es llegar a la autenticidad. Es identificar, como primer paso, la realidad.

Y de allí, puede salir todo, con calidad: comedia, drama, un híbrido. Libre de esa superficialidad nauseabunda que contamina la expresión comercial y masiva. Me gustaría poder trabajar ese músculo, el músculo que ilumina y describe la verdad, en conjunto. Como ir al gimnasio. Quiero escuchar las historias de los demás, tanto como poder contar las mías.

Y lo bueno es que he encontrado un sitio agradable en el Raval que nos dejará el espacio una o dos horas cada semana. Propongo los lunes por la tarde-noche. De momento, por razones que no detallaré ahora, quiero probar sólo con un grupo de mujeres. Luego, si resulte exitoso, expandiré el grupo o crearé otro para incluir a todos. No hace falta tener experiencia escribiendo. Si estás interesada, ponte en contacto conmigo. Me gustaría empezar cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *