Una breve pajita para Pepephone

banner_index

Este post es para cualquiera que esté harto de las prácticas deshonestas, lamentables y casi mafiosas del poquísimo controlado sector de telecomunicaciones en España. Después de mis martirios con Movistar, Vodafone, y Ono, he encontrado una solución que me va muy bien: Pepephone.

Esta empresa es conocida mayormente por su servicio de telefonía móvil. Pero muy recientemente — justo en la primavera de este año — expandió a servicio de internet service también. No he tenido experiencia previa con Pepephone. Sólo dos amigos hablaron bien de la compañia (tenían su servicio móvil), y cuando visité la web de Pepephone, el candor y la transparencia de su manera de comunicar me parecía refrescante. (Te cuentan exactamente lo que ofrecen y lo que no.) Queriendo ser creyente, (traducción: desesperada, exhausta, and disgustada), decidí probar Pepephone.

Retrocedemos un poco. Por qué me interesaba Pepephone? Porque Ono me estaba tomando el pelo. Por sólo servicio de internet (de fibraóptica) en casa, estaba pagando 66€ al mes.

“Qué abusivo!” decís. Claro que lo era! Pero más indignante aún fue cómo me enteré de lo que estaba pagando. Porque hasta hace un par de meses, estaba pagando 40€ a month. Para nada fue una gran oferta, pero era el trato con que acordé cuando reducí mi servicio de teléfono fijo + TV + internet a simplemente internet.

Y tampoco fue fácil obtener esa reducción. Ya que todo en esta sociedad está montado para forzarnos a consumir lo que no queremos ni necesitamos, somos como las ocas de fois gras para el sistema capitalista. Casi todos los días me encuentro luchando por no apuntarme a ese u otro servicio, a no coger ese flyer que están intentando poner en mi mano que ofrece 2×1 de algo que no quiero en primer lugar, a no comprar la plancha más grande, complejo y caro cuando sólo necesito la más barata y sencilla, a sólo comprar la hamburguesa y no las patatas, Coke, postre, y jueguito estúpido.

Por eso, mi experiencia en tratar de reducir mi menu de servicios de Ono fue como un ejercicio de guerra psicológica. Gasté 40€ sólo en llamadas a “atención al cliente”… llamadas en que, mientras te “ayudan”, también te cuestan cada minuto que estás hablando (o, mejor dicho, esperando). Pasé un montón de minutos en espera, o teniendo que volver a llamar porque se cortó la conexión, y tenía que empezar de zero con otra llamada, otro operador… Luego, una vez comunicado (y debatida) mi deseo, me tocaba tener que explicar lo mismo a 2 personas más; o sea, una llamada podría durar 30 minutos… Te hace volver loca. Todo el montaje parece diseñado a hacerte perder la salud mental como castigo por atreverte a coger las riendas de tu vida telecomunicativa.

En fin: después de un montón de tiempo, energía, frustración, rabia, y discusiones con los representantes de “atención al cliente” de Ono — básicamente seres inocentes, unos pobres entrenados a convencerte que lo que quieres realmente no es lo que quieres; sino, lo que quieres es lo que están instruidos a venderte — logré deshacerme de la tele y el fijo, para que estaba pagando, junto con el internet, 80-something euros al mes. Y me informaron que sólo por internet (fibra-optica, lo mejor de lo mejor, según ellos), acabaría pagando unos 40€ al mes. Lo acepté, y estaba contenta… durante unos meses.

Hasta que me di cuenta de lo que me estaban cobrando. En vez de 40, me estaba cobrando… WTF? 66 euros al mes. Por sólo internet, gente. Nada más.

Os pido disculpas por repetir lo mismo una y otra vez, pero así es exactamente cómo reproducía en mi mente: “66 euros al mes… por solo internet. ¿¿Qué coño??”

Naturalmente, llamé a Atención al Cliente de Ono. “Ha habido un error. Estaba pagando 40 y ahora estáis cobrándome 66 por el mismo servicio.”

“No, no hay un error,” dijo el representante. “Ése es el precio.”

“Nooo; el precio es 40, no 66. Ése es el precio que me garantizasteis cuando cambié mi servicio a sólo internet.”

“Puede que fuera el precio entonces. Ahora es 66. Pero ahora tenemos una promoción, en que podrás añadir teléfono fijo y tele por el mismo precio, 66 euros.”

“No quiero tele ni fijo. Son precisamente lo que quería quitar. Ahora quiero que el servicio que me queda, el internet, volviese al precio original, lo cual Ono ha cambiado sin aviso ni mi consentimiento, mangantes!”

“Le digo una cosa. Estoy autorizado a darle un descuento para que le salga, al final, a 55€ al mes. Qué le parece?”

“Que le parece que me quite como cliente, efectivo inmediatamente. Vamos, empecemos el trámite.”

“Pero señora, usted necesita entender una cosa. Si opte por servicio de tele y fijo, le saldrá mucho más en su favor –”

“NO. ESTOY. INTERESADA. Déme de baja de TODOS los servicios de esta compañia, POR FAVOR.”

[Levantando la voz] “Señora. Si usted SIGA INTERRUMPIÉNDOME, no podré informarle de todas las opciones que tenemos para usted –”

“SÁCAME DE AQUÍ. DARME DE BAJA. DARME DE BAJA. Socorro! O mis ABOGADOS [ficticios, claro; cuando empieces a chillar sobre “tus abogados”, entonces queda claro que no tienes abogados] se pondrán en contacto con ustedes, MOTHERF*CKERS!”

Veis? Así es cómo te joden. Te reducen a una masa de gelatina histérica, erupcionando a un tele-robot que no tiene otra opción excepto hacerte justo lo que te acaban de hacer. Toda la escena es deprimente.

Entonces empecé a buscar en internet servicios alternativos. Y así es cómo me enteré de la oferta de ADSL de Pepephone.

Ojo: sólo te vale si no estás interesado en tener teléfono fijo y televisión cable. Si éste es tu caso, Pepephone ofrece internet ADSL por 26€ al mes, IVA incluído.

26 al mes, Motherf*ckers. Instalan el servicio utilizando tu línea existente de teléfono fijo. Compra un nuevo router o uno de segunda mano (encontré un modem de Movistar con wifi, por 10€ en CashConFredy’s; funciona perfectamente), sigue las indicaciones de Pepephone para configurar el router (si yo pude hacerlo, cualquiera puede), y estás en marcha.

Y por cierto: en la web de Pepephone, desafían las declaraciones de compañías que ofrecen fibraoptica, diciendo que casi no se nota ninguna diferencia de velocidad entre fibraóptica y el ADSL de 20 megas que ofrece Pepe… y después de llevar dos semanas con el ADSL, estoy de acuerdo. No he notado menos rapidéz que cuando tenía la fibraóptica; me parece exactamente igual.

Además: el servicio de atención a cliente de Pepephone está montado para realmente ayudarte, no provocarte una crisis nerviosa mientras hacerte perder tu tiempo y dinero en llamadas caras y ineficaces mientras recibiendo un trato abusivo.

Tan traumatizada estaba de esas llamadas a “atención a cliente” de Ono que sólo comunicaba a Pepephone por email. Respondieron a cada una de mis preguntas de una manera eficaz, rápida y acertada… y se comportaban como personas reales, a diferencia del típico trato frío y robótico, en plan “Gracias por tu mensaje. Por favor, haz clic en el enlace y entra en el apartado de atención al cliente de nuestra web, en que nadie te guiará adónde necesitas ir, y estarás forzada a buscar ciegamente la solución a tu problema como si estuvieras en la selva. O llama nuestro número 902, que te transferirá de un empleado a otro mientras recitas la misma pregunta repetidamente mientras los cargos van sumando.”

Pepephone avisa que puede tardar hasta un mes (!) para cumplir el proceso de instalación de ADSL. En mi caso, sólo tuve que esperar una semana y media. Además, éso incluyó la complicación de tener que pagar a un técnico de Telefónica para que instalara una línea fija (75€ — creo que tiene que ver con el monopolio que tiene Telefónica sobre las líneas físicas de telefonía del país, pero desconozco los detalles; os animo a clarificarlo en los comentarios porque tengo curiosidad).

Entonces, para sumar: ADSL con Pepephone: 26€ al mes, de calidad, sin engaños, sin sorpresitas.

Parezco un cómplice de Pepephone? Whatever. No me pagan nada. Bueno, si lo pienso: unos 40€ al mes, si comparo lo que pagaba a Ono con lo que pago ahora. Entre 66€ y 26€ al mes por el mismo servicio, son ahorros de 60%.

Además, creo que una compañía como Pepephone merece todo el éxito que le venga. Si este post ayuda a quitar clientes insatisfechos de la mafia española telecom y trasladarlos a Pepe, me alegro. Hay tan poca justicia en España, todo el mundo está harto, y siente realmente bien encontrar algo que funciona.

Para mi, es una decisión fácil, porque mi vida es bastante complicada sin tener que preocuparme por ser empujada al precipicio de locura y matar a mis vecinos con una hacha, todo porque Ono cree que es aceptable subir mis facturas 50% sin aviso ninguno.

A la mierda con Ono y todos los demás. Y viva Pepephone.